El Mundo para Vall Banc: Inversiones con propósito

Nacho Perea inversión sostenible

El Mundo publica avui un article sobre les inversions sostenibles i tot el que fa la nostra entitat per posicionar-se en aquesta línia. 

 

Accedeixi a l'article: El Mundo para Vall Banc o bé el pot llegir a continuación.

 

Inversiones con propósito

Nos cuenta Ignacio Perea, director de Inversiones de Vall Banc que, Aaron Hurst dice en su libro 'La economía del propósito', que la gente ya no compra lo que haces, sino por qué lo haces. De hecho, grandes compañías cotizadas han sido capaces de asociar su marca a su propósito. Así Facebook se asocia a "comparte desde cualquier sitio", Apple a "cambia el mundo a través de la tecnología" o Nike a simplemente "hazlo".

No obstante, y según el barómetro anual de marca Edelman, los consumidores esperan de las marcas impacto sobre la sociedad (69% de los encuestados), aunque tienen poca confianza en que lo consigan (sólo un 38% de los encuestados).

En Vallbanc pensamos que este enfoque, trasladado al mundo del Wealth Management, exige un esfuerzo aún mayor, dado que este sector, por su propia naturaleza, ya supone, de hecho, una importante relación de confianza con nuestros clientes, dado que no solo gestionamos su patrimonio, sino también sus ilusiones y sus objetivos vitales.

Añadamos a esta ecuación, una conciencia intergeneracional creciente que implica satisfacer las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones, es decir, hacerlo de manera sostenible.

Por ello, nos parece ineludible la incorporación de factores no financieros, como la conciencia de limitación de los recursos o la gestión de la diversidad, dentro de los procesos de decisión de inversiones, pues mejora la gestión del riesgo y genera retornos sostenibles a largo plazo.

En Vallbanc estamos trabajando en esta línea, desarrollando las siguientes iniciativas:

Determinar cuál es nuestro propósito y dotarnos de conocimiento para afrontarlo: La sostenibilidad puede tener distintas aproximaciones. Por eso, es fundamental definir un marco de inversión sostenible propio para alinear el diálogo de nuestro equipo con nuestros clientes y proveedores. Esto incluye invertir en formación específica en sostenibilidad por parte de nuestros profesionales.

Definir métricas e incorporar herramientas para su seguimiento: Medir la huella de carbono o la gestión de la diversidad requiere de tecnología específica, que nos permita ser eficientes y escalables. Esta necesidad es más acuciante, si cabe, cuando nos centramos en el segmento de impacto de nuestra cartera. Adicionalmente, hemos de homologarnos con los requerimientos regulatorios que ya están encima de la mesa, para ser comparables con nuestros competidores.

Predicar con el ejemplo: Debemos de ser coherentes con lo que aplicamos en nuestro proceso de inversión. Por tanto, también estamos estudiando de manera transversal, dentro de nuestra organización, como impactan nuestras actividades sobre nuestro entorno y cómo podemos evitar, o al menos mitigar, estos efectos, cuando sean negativos, o potenciarlos cuando sean positivos.

Ser embajadores: Unirnos a iniciativas internacionales para colaborar en la divulgación de mejores prácticas ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo.

Todas estas iniciativas no nos deben hacer olvidar que tenemos un mandato de nuestros clientes para rentabilizar su patrimonio, pero podemos hacerlo incorporando además sus valores y sensibilidades hacia temas ambientales o sociales.

Somos conscientes de la envergadura del reto, pero ¿por qué no aspirar, como comenta Aaron Hurst, a que lo que hacemos trascienda?¿Por qué no "transformar invirtiendo"?

Categories
Recent posts
Notícies relacionades