"Todavía quedan unos años para pensar en la venta de Vall Banc"

Vall Banc Richard Carrion wealth management

Hoy el Diari d'Andorra publica una entrevista al presidente del consejo de Vall Banc Richard Carrión donde se habla del sector, del futuro de la Entidad y de los cambios que estamos a punto de culminar.

Transcribimos la entrevista:

Finanzas y deporte. Nacido en Puerto Rico en 1952, Richard Carrión hace más de 40 años que se dedica al sector bancario al más alto nivel y hace 30 que es miembro del Comité Olímpico Internacional. Socio de JC Flowers (JCF), es el presidente, el segundo, de Vall Banc desde 2017.

¿Qué atrajo a JCF de un mercado financiero tan pequeño como Andorra?

Nosotros estudiamos oportunidades de negocio por todo el mundo, América, Asia, Europa, y vimos Andorra como una oportunidad más.

¿Es lo que esperaban? ¿Todavía mantienen el interés?

Sí, pero para ser franco, ha sido un poco más complicado de lo que esperábamos, aunque ahora estamos muy satisfechos.

Más complicado, ¿por qué?

Por una serie de problemas como el del bloqueo de la renta variable en Credit Suisse, que impacta mucho en los clientes. Y también costó consolidar un equipo de gestión, ya que tuvimos dos cambios de mando que nos hicieron perder tiempo. Ahora, sin embargo, tenemos un buen equipo que nos puede llevar al siguiente nivel.

75.000 habitantes, cinco entidades financieras y el fin del secreto bancario: ¿Andorra es la plataforma para acceder al mercado europeo como ha pasado con la compra de Argenta Patrimonios?

Creemos que sí y por eso lo hicimos. Asimismo, Andorra está pasando por una transición en la cual la habilidad para gestionar patrimonio será cada vez más importante.

Vall Banc es heredera de BPA, un banco que se intervino por las denuncias de FinCEN. ¿Qué imagen hay de Andorra en EE.UU. como plaza financiera seis años más tarde?

Ni buena ni mala, porque en Estados Unidos lo que hay es una gran falta de información. Pocas personas con las que hablo saben de Andorra como plaza financiera. Solo si lo haces con gente muy entendida en este mundo puede que lo conozca, pero en general hay un desconocimiento total del país.

Y Vall Banc, ¿se conoce?

Muy poco.

El estigma de BPA ¿ha desaparecido definitivamente dentro y fuera de Andorra?

Creo que sí. Hemos dado nueva personalidad al banco, un nombre nuevo, y nos hemos esforzado por dotarnos en el ámbito humano y tecnológico de gente y herramientas que han aportado un carácter muy diferente a la entidad.

El beneficio recurrente de 2020 ha sido de 1,7 millones, y la amortización acelerada de la plataforma tecnológica ha dejado un resultado negativo de 16 millones. ¿Está JCF satisfecho?

Nunca se está del todo satisfecho, pero si nos atenemos al plan a tres años que trazamos, sí, lo estamos. Esto no es lo que nos preocupa; nos preocupa crecer en clientes, tener la tecnología más avanzada en todas las áreas y dar el mejor servicio posible.

Recuperar la confianza de los clientes y captar más era un objetivo prioritario de la entidad, ¿se ha cumplido?

Se ha logrado en el sentido de que la merma de los afectados por el bloqueo en Credit Suisse ha sido baja y ahora disponemos de tecnología punta para gestionar clientes y patrimonios que no tiene nadie en Andorra para atraer nuevos clientes.

'Wealth management' y digitalización son la oferta de Vall Banc para crecer y mejorar beneficios. ¿Dónde radica la ventaja competitiva respecto a las otras entidades?

Todo el mundo va en esta dirección pero hay productos mejores que otros. Tenemos las herramientas más competitivas con las plataformas Aladdin e Iris que nos permitirán ofrecer los mejores productos que se adaptan mejor a las necesidades de cada persona en el ciclo de su vida. Para nosotros es tan importante la digitalización como la relación con el cliente.

¿Incluso en un mercado bastante estancado?

Sí, y continuaremos buscando oportunidades de crecimiento. La industria del Wealth Management se irá consolidando de forma inevitable en todo el mundo porque cada vez habrá más reglamentación, que implica costes más altos que se deberán distribuir en un gran universo de clientes.

¿Hacia dónde debe ir la banca andorrana para sobrevivir ante una globalización imparable?

El futuro pasa por elevar significativamente el nivel en la gestión de patrimonios. Se está compitiendo con muchas otras plazas financieras más grandes y hay que enfocar a mercados particulares. La proximidad y la fluidez de las relaciones con las personas de España y Francia ayuda muchísimo y estos son los mercados más lógicos para expandirse.

La entrada en el FMI ¿es el aval que le faltaba a Andorra para consolidar la plaza financiera?

Por reputación y porque da una seguridad adicional desde el momento que está dispuesto a intervenir en el caso de que haya algún problema.

¿La forma de hacer banca tal como la conocemos ha terminado? ¿Cuál será el nuevo modelo de negocio?

Cambiará pero la función bancaria será la misma que ha sido a través de los siglos. Cómo se integrará la revolución en las comunicaciones y la digitalización, es lo que habrá que ir viendo. Tres aspectos. Cambiará la parte de los pagos, cómo se efectúan y quién los controlará, y no es evidente que sea la banca. También el área de préstamos. Estamos viendo un aumento de los FinTech dedicados a dar préstamos en el ámbito individual y a pequeñas compañías, que ahora no son rentables pero que lo serán. Y el móvil, que ya es básico, será la herramienta principal en banca y servicios financieros. Nos daremos cuenta de la magnitud de los cambios no año a año, sino cuando lo comparemos, dentro de diez.

JCF es un 'private equity', ¿cuándo esperan que llegue 'el momento oportuno' para vender Vall Banc?

Esto varía en cada caso. El período que nos tomamos en JCF para madurar las inversiones es de tres a cinco años, pero, por ejemplo, hasta hace poco teníamos un banco en Holanda donde estuvimos quince. En cuanto a Vall Banc, quedan unos años para pensar en venderlo porque no hemos llevado a la entidad adonde queremos y creemos que tiene la capacidad de llegar.

¿Han recibido ofertas por el banco?

Sí, muchas veces nos llegan ofertas de grupos que no sabemos ni quiénes son, pero hemos recibido ofertas serias en el pasado.

¿Alguna de un banco del país?

Hemos hablado con bancos andorranos y hubo conversaciones avanzadas, pero no se llegaron a cerrar por un tema de precio, evidentemente, y porque decidimos hacer nuestro camino; tenemos el equipo humano y un buen plan.

 

Categories
Recent posts
Noticias Relacionadas